Dic 022016
 

Acabando ya el tema de nutrición me he dado cuenta de que he hecho descubrimientos de nutricionistas que tienen páginas y libros interesantes. Algunos ya están comentados, pero otros no.

Scientia, de José Manuel López Nicolás. Lo conocí a través de su lucha por el etiquetado correcto de Actimel y “otros productos con propiedades mágicas.” Su magnífico libro me ha servido para preparar mis clases, poniendo un poco de orden en nuevos conceptos como prebiótico, probiótico, y demás compuestos. La lectura del blog suele ser densa, pero la del libro es muy amena y clarificadora.

Comer o no comer de Antonio Ortí, que publicita como: OBSERVATORIO PERMANENTE PARA EL ESTUDIO DE MITOS Y DIETAS MILAGRO. “Como decía Francisco Grande Covián, el legítimo deseo de gozar de una vida larga y sana, se acompaña de toda clase de recomendaciones dietéticas basadas en mitos y creencias irracionales. Nuestro objetivo es informar de forma amena y rigurosa sobre los alimentos y la mejor manera de disfrutar de la comida sin perder la salud en el intento.”

Su libro, Comer o no comer, trata sobre las falsedades de la alimentación,  en el que 57 expertos españoles desmintieron 98 mitos muy frecuentes relacionados con la alimentación.

El nutricionista de la general,  de Juan Revenga, otro de los favoritos.  Con su libro Adelgázame, miénteme, que pone el foco en las dietas alimenticias.  Muy interesante.

Mi dieta cojea, de Aitor Sánchez, colaborador de Naukas. Su libro  Mi dieta cojea, de imprescindible lectura.

Julio Basulto, colaborador de la radio, defensor de la lactancia materna y, sobre todo, desmitificador de las dietas milagro, escribe junto con Juanjo  Cáceres el libro “Más vegetales, menos animales”, para poner sensatez en el tema del vegetarianismo y también en la necesidad de comer menos carne. En clase hablamos de nuestra constitución como animales omnívoros, no somos ni carnívoros ni herbívoros, la pregunta es ¿cómo debemos comer? y creo que el libro nos va a ayudar a mejorar nuestros hábitos. ¿No conoces su web? Imprescindible: Julio Basulto

De Juanjo Cáceres tenemos también Consumo inteligente. ¿De qué va? “Parece, pues, que como consumidores, salimos ganando cuando pensamos más en términos de alimentos, que de nutrientes. Por el contrario, las empresas obtienen mejores resultados si hablan de nutrientes en lugar de, simplemente, alimentos”.

Dejo para el final a J.M. Mulet, con su web Tomates con genes, de lectura imprescindible. Desmitificador en su caso de productos con muy mala prensa, los transgénicos, colaborador de radio y prensa (diez alimentos como ejemplo)

Su libro, Comer sin miedo, creo que lo podemos recomendar como lectura y complemento en 1º bachillerato o 3º ESO en algunos capítulos.

Ene 182016
 
 18 enero, 2016  Publicado por , a las 10:29 Alimentación, biología, Curiosidades, Recursos Etiquetas: , , ,  Sin comentarios »

Siguiendo con los mapas, comparto con vosotros un mapa en el que aparecen los alimentos preferidos en cada país:
via chartsbin.com
Es interesante relacionarlo con el siguiente mapa de consumo per cápita de kilocalorías.

via chartsbin.com
Consumo de carne:

via chartsbin.com
Este mapa se refiere a la cantidad de alimentos disponibles a partir de productos de origen animal, expresada en calorías por persona, por día. Productos de origen animal incluyen: todo tipo de carnes y pescados; grasas animales y los aceites de pescado; despojos comestibles; leche, mantequilla, queso, y crema; y los huevos y ovoproductos.

via chartsbin.com
Mapa de porcentaje de tierras cultivables
La tierra cultivable incluye aquellos terrenos definidos por la FAO como afectados a cultivos temporales (las zonas de doble cosecha se cuentan una sola vez), los prados temporales para segar o para pasto, las tierras cultivadas como huertos comerciales o domésticos, y las tierras temporalmente en barbecho. Se excluyen las tierras abandonadas a causa del cultivo migratorio. La tierra destinada a cultivos permanentes es aquella en que se siembran cultivos que ocupan la tierra durante períodos prolongados y que no necesitan replantarse tras cada cosecha, como el cacao, el café y el caucho. En esta categoría se incluyen los terrenos con arbustos de flores, árboles frutales, árboles de frutos secos y vides, pero se excluyen aquellos donde se siembran árboles para obtener madera o madera de construcción. Las praderas permanentes son los terrenos que se explotan durante cinco o más años para forraje, ya se trate de especies naturales o cultivadas.

Data from World Bank
Nov 282011
 

Seguramente me habrás oido en clase “el ADN es nuestro código de barras, y se manifiesta por fuera, en unos marcadores que permiten que nuestro sistema inmunitario identifique a nuestras células como tales”.
Te interesará leer este artículo para que veas su alcance:
Un “código de barras” genético para evitar que te den “gato por liebre”
Identificar pequeños fragmentos del código genético está permitiendo detectar fraudes alimentarios cada día con mayor facilidad. La práctica se está extendiendo, especialmente para identificar pescados, donde los errores de etiquetado alcanza a entre el 10 y el 15 % de los productos.

La tecnología del “código de barras” genético, que permite la identificación de especies gracias a pequeñas porciones del ADN, está viviendo una “explosión” de usos en todo el mundo, advirtió hoy un grupo de científicos internacionales.
Las pruebas del “código de barras” genético permite detectar fraudes alimentarios (especialmente en pescados), conocer con mayor detalle la cadena alimentaria de los ecosistemas o saber qué animales vivieron en las zonas árticas hace decenas de miles de años, explicó a Efe el científico Jesse Ausubel.
Ausubel, presidente del programa Código de Barras de la Vida (iBol, por su sigla en inglés), señaló que “a corto plazo el principal impacto del código de barras genético se refiere al fraude y seguridad con respecto a la venta de productos marinos”.
“La técnicas del código de barras se ha utilizado ya para comprobar el origen y seguridad de los productos marinos en Canadá, Estados Unidos, reino Unido y España. En todos los lugares, entre el 10 y el 15 % de los productos marinos están etiquetados de forma equivocada” afirmó Ausubel.
Más rápido y económico
El código de barras genético, que se inició en 2003, permite identificar de forma rápida y barata especies gracias a pequeñas muestras del ácido desoxirribonucleico, en vez del más costoso y lento proceso de analizar toda la cadena del ADN.
En la actualidad, la Universidad de Guelph (Canadá) mantiene la Base de Datos del Código de Barras de la Vida que contiene los datos genéticos de 167.000 especies. La base de datos es abierta a científicos de todo el mundo para identificar rápidamente especies.
Esta técnica ha permitido también identificar especies a partir de muestras parciales de ADN, lo que está posibilitando analizar moléculas generadas hace miles de años.
La investigadora noruega Eva Bellemain señaló que “en el Ártico los fósiles son escasos y lleva mucho tiempo encontrarlos y analizarlos. Sin embargo, el ADN es una molécula muy resistente. Lo tiene que ser para cumplir su propósito desde hace más de mil millones de años”.
“Increíblemente, puede sobrevivir en el suelo durante decenas de miles de años y permanecer prácticamente intacta”, añadió Bellemain.
Bellemain, junto con otros 450 científicos de todo el mundo, participará a partir del lunes en la ciudad australiana de Adelaida en la cuarta Conferencia Internacional del Código de Barras en la que se analizará el presente y futuro de la técnica.
“Si Sherlock Holmes estuviese vivo hoy en día sería un usuario del código de barras. La idea de que ahora se puede saber si un mamut estuvo en un lugar determinado porque orinó en el suelo hace 25.000 años es increíble”, explicó Ausubel.
Por su parte, el científico David Schindle, secretario ejecutivo del Consorcio del Código de Barras de la Vida (CBOL, por su sigla en inglés), del Instituto Smithsonian de Washington, dijo a Efe que los últimos avances permiten separar muestras mezcladas de material genético.
“Esto nos permite reconstruir la cadena alimentaria: quién está comiendo qué gracias a muestras fecales”, dijo Schindle.
Los científicos esperan que en los próximo cinco años la base de datos del código de barras genético esté compuesto por 500.000 especies de plantas, animales y hongos, lo que transformará las ciencias biológicas.
Según Schindle y Ausubel, el uso de la técnica del código de barras genético, con sólo ocho años de existencia, está “explotando” en todos los campos e incluso en las escuelas, donde muchos estudiantes utilizan la técnica para sus proyectos científicos.
Para Schindle, uno de los campos donde más se utilizará en el futuro es el de la calidad del agua.
“Antes eran necesarias semanas o meses para analizar los organismos presentes en el agua y determinar su calidad, ahora sólo se necesitan unas pocas horas a una fracción del costo gracias al código de barras”, dijo Schindle.

Es tu turno. Contesta a las siguientes preguntas:

  1. ¿A qué se le llama el código de barras?
  2. ¿Cómo se realizan los análisis?
  3. ¿QUé utilidades se han encontrado?

Se valorarán las respuestas.

Nov 152011
 
 15 noviembre, 2011  Publicado por , a las 6:18 Alimentación, Utilidades Sin comentarios »

Después de ver el vídeo, tendrás claro el trabajo que tendrás que realizar:
-Apunta escrupulosamente lo que comes un día normal y uno festivo (recuerda que el agua no tiene caloría). aquí tienes las plantillas
-Añade al menos una cucharada de aceite por cada alimento que consumas (2 si está frito)
-Realiza el cálculo de calorías.
Para ello cuentas con el programa: cuánto he consumido, que te lo da hecho. Haz una captura de pantalla.
-Posteriormente, haz el cálculo de lo que gastas en un día normal y otro festivo.
Trabajo alimentación.
Recomendaciones: para poder realizar los ejercicios con el ordenador, debes disponer del programa Java. Si no visualizas correctamente los cálculos siguientes, es que no lo tienes instalado. Sólo debes ir a la siguiente página e instalarlo.
Cálculo de metabolismo basal, AE, ADE y gasto energético total.

Cálculo de calorías de tu dieta. Trabajo práctico.
Cálculo del gasto cardíaco

Además, deberás realizar un estudio sobre el consumo de alcohol.